martes, 19 de mayo de 2015

Así acaban



Adiós y sean amables. 
Dicen las últimas palabras de la edición original de Anatomía de la melancolía.

(...)

Adiós y sean amables.

[David Markson: Esto no es una novela. Buenos Aires: La Bestia Equilátera, 2013, págs. 202 y 214]

lunes, 18 de mayo de 2015

David Markson

 

¿Qué posibilidades reales hay de ser original en las artes? ¿No está todo ya suficientemente explorado, convenientemente agotado? ¿No se está condenado a repetir y parafrasear, cuando no a plagiar a los otros?

Y en esto llega David Markson.

Podría no ser tan original: hay toda una historia de originalidades a sus espaldas, apoyándolo como una pared.

Pero uno percibe la pared porque hay algo o alguien que se apoya en ella. Fondo y figura.

Una novela sobre nada, pidió Flaubert.

La brevedad o la rapidez será el signo de la literatura de este milenio, profetizó Calvino.

Epitafios, aforismos, fragmentos, notas y citas. Un libro de brevedades. Un assemblage. Tacho de basura.

Libros pre-póstumos. Vanidosos, pensaba Borges. (Él, que no dejó de componerlos.)

Jugando con la forma novela. No deja de haber argumento, Ortega puede estar tranquilo. El Autor o el Escritor lo cita adrede. No sabemos si con ironía. Apenas hay argumento.

A él y a tutti quanti.

Un libro de referencias. Ordenadas al milímetro. Hay tantas que las repeticiones no sabemos si son buscadas. Uno sospecha que sí, ya sea porque pretendía un efecto o para simular espontaneidad. Puro artificio.

Después de los libros, de Esto no es una novela, por ejemplo, uno se interesa por el autor y descubre la estupenda historia de sus marginalia, de sus libros rematados en Strand, y del blog (Reading Markson Reading) que se propuso recuperar esa otra obra, la que estaba dispersa en su propia biblioteca.

La anécdota parece una Marksonada más. La última.

Malcolm Lowry, James Joyce... Pero no se le parecen. 

Tan solo en la historia de la novela como Shakespeare en la historia de la poesía, dijo Graham Greene de Henry James. Igual pasa con Markson, aunque no se sabe cuál es su historia.